Anoche se rompió el espejo. En mitad de la noche. Llevaba ahí un siglo y de repente se cayó y se rompió en mil pedazos. Antes los espejos podían repararse, una de tantas artes perdidas. Ahora los tiramos a la basura con todo lo que ya no nos sirve. Es paradójico porque un espejo roto mantiene su propiedad esencial. Sigue reflejando de la misma manera. Quizás aún mejor, convertido ahora en 1000 espejos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: